CINEMA PARADISO

El ajoblanco de ayer me ha dejado KO toda la noche, y tras leer alguna declaración de unos cuantos salvapatrias me  despierto con la sensación de que la angustia estomacal no es mas que una expresión de la náusea  que me producen ellos y sus circunstancias.

Así que he decidido refugiarme en el cine. En el de las salas, sí,  y en el de mi cabeza.  Nada, que a imaginarme  Blogger poderoso y seguido. Pero el olor de moqueta y ascensor  en Nueva York no me gusta.  Toda película de poder gira en torno a NY.  Y hace demasiado calor para imaginarme mi pelicula en Madrid.  El Sur no cuenta. No sabe qué es eso del poder. Así que indefectiblemente creo que voy a tener que cambiar el argumento. De Blogger poderoso y seguido a sureño empachado. ¿Reencarnación de Alfredo Landa en “Pepe vente a Alemania”?. A fin de cuentas cuatro son los países en riesgo de quiebra en Europa, cuatro los que han de perder su soberanía económica, eufemismo de soberanía total,  y todos sureños y mediterráneos. Ya sabía yo que la peli no puede desenvolverse ni en Nápoles ni en Roma.

Pues nada, que no me gusta la Peli pero sí el cine y los dejo y me voy a ver a Tornatore, Giuseppe, y a Valeria, que aun quedan restos del paraíso.

 

Anuncios

3 Respuestas a “CINEMA PARADISO

  1. Silvia González

    Que “bonito” escribes joio¡¡
    Rosalia estaria muy orgullosa de ti.

  2. Estilo refinado y lleno de ironía con un punto de sarcasmo; lleno de la imaginación y creatividad de la que somos capitanes los pobres y parece que desechados hijos del sur.
    Lo que parecen ignorar muchos cabezas cuadradas de países de alma más fría, es que esa misma creatividad siempre nos mantendrá vivos y críticos ante cualquier circunstancia. Y que por mucho que nuestros dirigentes lleguen a agachar la cabeza, los individuos no lo haremos por la simple circunstancia de que no sabemos hacerlo.

  3. Jose Luis Delgado

    Estimado amigo:

    No me creo nada. Quizás lo único auténtico sea Valeria y el ajoblanco, pero no los mezcles por el bien de ella. El mundo sigue girando del mismo modo desde que tenemos memoria y seguimos escupiendo al cielo, ese cielo que ahora se llama “los mercados”. Pero tú y yo sabemos que después de la rabia lo único que nos quedará es la sensación de estar un poco más sucios y cansados… Y para terminar la farsa, ya sabes, nos haran firmar una declaración donde proclamaremos que la lluvia cayó sobre las cabezas (justo entre los ojos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s